La banda de cornetas, tambores y gaitas    

La banda de cornetas y tambores de la Hermandad, de gran calidad musical, fue creada el año 1985 para acompañar al paso de Jesús Nazareno, convirtiéndose a partir de aquel momento, en un elemento indispensable.

La aparición de la banda, debe relacionarse con los momentos de apogeo que vivió la Hermandad en la década de los años 80: el año 1983, el paso Jesús Nazareno era portado por primera vez en su historia por hermanos voluntarios, finalizando un largo y tortuoso camino provocado por la contratación de portantes; 1984, presentación en sociedad del coro de aspirantes de la Hermandad y potenciación de la sección de Marías del Calvario con el nombramiento de su primera Junta Directiva; 1985, sale por vez primera la banda de tambores de Hermandad; 1986, ampliación de la banda con un grupo de cornetas e inicio de cambio de concepción de la estructura del contenido del programa, publicación anual de la Hermandad; 1987, primera presentación oficial de un programa de Semana Santa en la ciudad y exposición sobre elementos de la Hermandad conjuntamente a la obra pictórica del artista Carles Altadill i Serra relativa a la Semana Santa de Tarragona.

La creación de la banda se basa en tres aspectos: el ahorro económico que implicaba el no tener que contratar una banda musical; el estímulo para los hermanos favoreciendo su participación más activa en la vida asociativa de la Entidad y, la principal, acompañar al paso fundacional.

En 1984, la primera vez que se habla de cual debería ser el acompañamiento del Nazareno, son dos las posibilidades planteadas: tambores o “gralles” (instrumento semejante a la dulzaina, característico de Catalunya), finalmente se decide solicitar al Regimiento Badajoz 26, con sede en Tarragona, la cesión de los componentes de su banda para acompañarlo (Febrero de 1984).

Durante la celebración de la Asamblea General del mes de Julio siguiente, se expone la propuesta de creación de una banda de tambores, aportándose un presupuesto de 51.000 ptas. para su adquisición. Asimismo se da cuenta de las gestiones realizadas con el Club Gimnàstic de Tarragona a fin de conseguir la utilización temporal de sus instalaciones para realizar los ensayos.

Habiendo prosperado la propuesta, se contactó con el hermano Xavier Torné i Pelegrí, de reconocido prestigio musical, miembro fundador de la hoy desaparecida Banda Municipal de Tarragona, con el propósito de confiarle la organización y dirección de la Banda. El Sr. Torné aceptó con agrado el ofrecimiento y comenzó su trabajo buscando a las personas idóneas para seguidamente iniciar su coordinación.

Los ensayos de la banda se inician a finales de Diciembre en los jardines del Campo de Marte, al pie de las murallas de la ciudad, una vez obtenidos los permisos pertinentes del Ayuntamiento de Tarragona y haber declinado el ofrecimiento del Club Gimnàstic. El retumbar de los instrumentos hace aconsejable, a fin de no molestar al vecindario próximo, el cambio de escenario, desplazándose junto al Fortín de la Reina ubicado en la playa que baña la ciudad.

El empuje del grupo es tal que, su presentación oficial y su primera salida, tienen lugar el Martes Santo del año 1985, ganándose los elogios de participantes y público asistente. La composición de la banda es: 2 cajas, 6 tambores y 2 bombos.

La evolución de la idea, como hemos visto, fue rápida: Febrero de 1984, conversaciones sobre su posible creación; Diciembre de 1984, primeros ensayos; Abril de 1985, presentación y primera actuación. Pero no acaba aquí su caminar ya que el mismo mes de Abril, en la mente de su Director maduraba la idea de ampliarla con un grupo de cornetas.

La ampliación de la banda prospera. Una vez obtenidos los nuevos instrumentos de viento, comienzan los ensayos a finales de año en la escollera del muelle, así, prácticamente un año después, el Martes Santo de 1986, entra en escena de la Semana Santa tarraconense la banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad.

Como anécdota, relacionada con la idea de repercutir en lo mínimo posible las finanzas de la Entidad, dado el elevado coste que suponía la adquisición de instrumentos nuevos, se optó por la adquisición de cornetas de segunda mano, las cuales, a escote, fueron adquiridas por los miembros de las juntas directivas de la Hermandad y del Montepío. Por el primer conjunto de instrumentos se pagó la cifra de 14.000 ptas (84,142 €).

Con el paso del tiempo, la participación de hermanos a la banda va aumentando, motivo por el cual, coincidiendo con el 5 aniversario, la banda se amplia llegando a ser 23 sus componentes. Actualmente, su número es parecido: 4 cornetas de llave, 7 cornetas, 8 tambores, 2 cajas, 3 bombos. A partir del año 2000 contó además con la participación de 2 gaitas, que posteriormente pasaron a 5.

Uno de los elementos característicos de la banda, que en un primer momento causó una cierta sorpresa pero que posteriormente ha sido utilizado por otras hermandades, es el capuz utilizado por sus miembros. Desde un primer momento, los componentes de la banda desearon mantener su anonimato por lo cual, solicitaron permiso a la Junta para poder ir cubiertos con un tipo de capuz apto para poder desarrollar su actividad sin impedimentos, capuz que difiere del utilizado por la Hermandad y el resto de las entidades. La petición fue aceptada adoptándose un capuz parecido al utilizado en antaño por los verdugos con una abertura a la altura de los labios en el caso de los instrumentos de viento.

El capuz está confeccionado en raso negro brillante que le da un cierto aire misterioso y especial. El resto de la vestimenta difiere un tanto del resto de la Hermandad. Inicialmente se habló de utilizar un peto de color morado para diferenciar a los miembros de la banda. La propuesta no fue aprobada, acordándose que su vestimenta estaría constituida por una túnica de color negro, el capuz ya explicado y un cíngulo rojo. El calzado adoptado fue el de la clásica alpargata catalana atada sobre un calcetín grueso de color negro que cubre el pantalón. Las galas de color negro de los instrumentos, llevan el escudo de la Hermandad bordado en amarillo.

El repertorio de la banda no se ciñe exclusivamente a las piezas utilizadas durante las desfiles procesionales. El sitio de Zaragoza, del maestro Cristóbal Oudrid Segura o una diana floreada son algunas de las piezas que ofrece en el mini-concierto que cada año ofrece delante de la Casa Salas, antes de que los “armats” (grupo de personas ataviadas de legionario romano) recojan los pasos para dirigirse en comitiva a la plaza del Rei, lugar de inicio de la procesión del Viernes Santo.

Posiblemente, el acto que mejor demostró el buen nivel alcanzado por la banda, fue el concierto que se celebró en la iglesia de Sant Miquel del Pla el mes de Marzo de 1994 con motivo de la celebración de su X aniversario. Mediterránea, Aída (fragmento de la ópera), La Verónica, El sitio de Zaragoza, El Nazareno, La Dolorosa, Sta. María de Calatayud, mosaico religioso y diana floreada fueron las piezas que se interpretaron en aquella ocasión, algunas de las cuales son obra del director de la banda Sr. Torné. Posteriormente los conciertos se han repetido coincidiendo con efemérides, asimismo la banda ha participado en encuentros u otros tipos de actos.